domingo, 13 de agosto de 2017

PENSANDO EN LA MINA DE VALDEFLORES...

      Se hace inevitable pensar en Valdeflores durante estas semanas. Y más cuando efectivamente se abre un debate importante en nuestra ciudad sobre la conveniencia o no de reabrir la mina y se forman colectivos destinados a salvar el valle de Valdeflores. Pero conviene debatir al detalle el tema, aunque sea de forma provisional, desde los pocos datos que todavía se disponen. Así que aquí exponemos nuestra particular visión del tema.  
    El patrimonio natural de Valdeflores es relativamente limitado, más allá del pulmón verde que supone la sierra de la Mosca para la población cacereña y su componente emotivo para muchos de nosotros. Evidentemente es una zona de indudable belleza paisajística -en parte precisamente por los restos de las antiguas minas-, pero  no hay especies excepcionales habitándola, y la antropizacion de la zona es muy acusada por una  expansión urbanística desmedida, que incluye la parcelación del terreno hasta la llegada a la mina, y la aparición de urbanizaciones no lejos del lugar -precisamente aquellas que ahora se sienten más amenazadas por la mina, y que en su día fueron polémicas por no respetar planes urbanísticos-. 
      Más allá de este primer daño ambiental, el impacto paisajístico es indudable, en cuanto que se trata de una mina a cielo abierto, pero también estas cicatrices no son anormales en la sierra de la mosca. La propia mina de Valdeflores dejó las laderas peladas y deforestadas tras su cierre, y la naturaleza poco a poco cubrió el paisaje con el paso del tiempo. Las explotaciones de canteras a cielo abierto han sido comunes en Cáceres, algunas de ellas muy cercanas la ciudad. Algunas tienen un impacto visual muy limitado -por ejemplo la cantera de cuarcita de la carretera de Valdesalor-, mientras que otras sí generan cicatrices más visibles -como la cantera María Antonia, cercana a la sierra de la Mosca, con la consiguiente deforestación y erosión del terreno. En cualquier caso, la junta debería exigir a la empresa minera un plan de recuperación de la zona y garantías para que esto se cumpla, como ha ocurrido en algunas explotaciones gallegas recientes, por poner algún ejemplo, más allá de convertirlos en vertederos de escombros. 
    El impacto ambiental más importante por tanto, está vinculado con la extracción del mineral propiamente dicho. Un impacto que se traduce en la contaminación del suelo y acuíferos provocada por el uso de ácido sulfurico en el proceso de obtención del litio. Las reacciones químicas que este desarrolla hacen necesarias presas de aguas altamente contaminantes, como ocurre en casi toda explotación minera. No obstante, no conviene acudir a los procesos de las minas más grandes de litio de Chile o Bolivia, desarrollados en salmueras naturales, donde el mineral que hace de mena del litio es el espodumeno y donde son necesarias enormes cantidades de agua en los procesos de evaporación y deposición del mineral. En nuestro caso, es la ambligonita -un fosfato complejo de litio- la mena principal del litio y aunque los recursos hídricos son necesarios no son tan dramáticos como en las salmueras. Este es sin duda, en nuestra modesta opinión, la más considerable herida ecológica que provoca esta explotación y que debe ser considerada con más detalle.
    No olvidamos aquí otro tipo de contaminación: la acústica -en forma de barrenado, maquinaria, explosiones y vibraciones- y la atmosférica -el polvo de litio es contaminante-. Echando un vistazo hacia atrás en nuestra propia historia, el polvo de los fosfatos de las minas, o los humos de los viejos hornos de cal generaban graves daños y enfermedades pulmonares en los mineros cacereños hace sesenta años. Pero no había constancia de que supusiera un peligro para la población -o no se registró entonces, porque nadie lo consideraba relevante-. Tendría que investigarse si existe constancia de esta contaminación en la propia explotación de Valdeflores o el Trasquilón. Lógicamente las circunstancias son otras, beneficiosas y adversas a la vez: disponemos de nuevas tecnologías y de mayores medidas de protección en nuestra legislación, y por otro lado, la explotación minera está lo bastante cerca de la población como para estudiar la cuestión con detenimiento. Cuando se explotó Valdeflores hasta los años setenta, el límite de la ciudad era el barrio de San Marquino. Hoy en día, la ciudad ha reducido a solo dos kilómetros su proximidad a la mina y eso es motivo lógico de preocupación, aparte del incumplimiento del plan urbanístico de la propia ciudad de Cáceres.  
    A partir de aquí, se abre el debate político en torno a la reapertura de la mina. Es necesario considerar todas las ventajas posibles de esta explotación, en términos de puestos de trabajo y riqueza generada en la región, pero también ser conscientes de su limitaciones. Más allá del debate de que es capital extranjero -australiano- el que explota la mina -algo que en tiempos de la globalización es casi inevitable-, la minería es un valor industrial transitorio, como Cáceres conoce bien a lo largo de su historia, en las propias explotaciones del litio y estaño y especialmente en el fosfato. La administración haría bien en ser transparente y dejar claras las consecuencias económicas positivas ofrecidas por el consorcio minero para nuestro entorno. Cáceres, por otro lado, no está en condiciones de rechazar alegremente una inversión de este tipo si es lo suficientemente aceptable para su desarrollo.

8 comentários:

  1. Si hacen allí una mina a cielo abierto se llevaran el monte al completo. Y puede que la zona sea poco importante, pero es lo único que tenemos y por allí es donde más concentración de verde hay, si te lo cargas por que es poco importante no tendrás nada. Como dices es algo temporal y el litio no se sabe hasta cuando durara la demanda ya están investigando otro tipo de baterías con aluminio más potentes. Puede que ganes algo no lo se la mayoría se lo quedara la empresa que sera la que realmente se lleve los beneficios y a nosotros nos quedara un enorme agujero y haber perdido una gran zona verde que se esta recuperando de la anterior mina. Ahora hablan mucho de conservar el medio ambiente de no contaminarlo más pero en cuando les ponen un fajo por delante se olvidan de todo y ni si quiera se lo piensan y lo ponen todo como algo maravilloso y no escuchan a nadie y corriendo sale el yo soy el que manda. Yo no creo que deban reabrirla por un beneficio temporal

    ResponderEliminar
  2. Lo entiendo. A ninguno nos gusta una mina y menos a cielo abierto -aunque a los que nos gusta la geología, siempre nos interesa-. Por eso hay que considerar los beneficios que pueden traer y baremarlos mucho con las pérdidas que acarrea la explotación.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días. Esta vez no puedo estar de acuerdo contigo. Que no existan especies relevantes en la zona no es razón para no darle la importancia que tiene. Es como decir, como en este poblado no hay ningún premio Nobel, podemos arrasarlo, sólo es gente vulgar. La zona es un importante refugio de aves, reptiles, anfibios, y mamíferos como la nutria (con las que me cruzo con frecuencia), meloncillos o jabalíes. Tiene la suficiente entidad como para conservarla. Por otro lado seamos realistas, cuando este tipo de empresa, que se apantallan en otras y sus filiales y que a su vez usan subcontratas... acaban la explotación de la mina, justifican suspensión de pagos, se disuelven y te dejan la zona destrozada, y esa restauración obligatoria del entorno NUNCA se lleva a cabo.
    Por otro lado, la repercusión en puestos de trabajo no será mayor que si se hace un plan de recuperación del centro para que abran tiendas o se amplía el centro comercial que tenemos o se hace uno nuevo, o por ejemplo, que los universitarios vuelvan a la ciudad y puedan divertirse. No serán miles de puestos de trabajo, que no nos engañen, serán alguna decena, con suerte.
    El ser humano es tan estúpido que consigue que por este "pan para hoy" se destroce la única zona verde que rodea a la ciudad, que no sólo tiene importancia ecológica, sino paisajística y emocional. En otros lugares tienen su ríos, alrededor del cual se articula la vida, en Cáceres tenemos la Sierra de la Mosca, que es algo más que un monte con encinas y jaras.

    No existe una explotación más contaminante que las minas a cielo abierto, y más en una zona en la que a penas llueve: el polvo, los ruidos, partículas en suspensión... ¿De verdad piensas que compensa? A mi más que una mina, me parece que lo de Valdeflores es un clavo ardiendo a los que nuestros políticos se quieren agarrar porque se dan cuenta de que la ciudad se apaga. Esto va a ser al final como encender una mecha... brillará y lucirá unos años... pero terminará con una explosión devastadora. Creo que el desarrollo de la ciudad debe ir por otro lado¡¡¡

    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
  4. Ya he visto tu artículo en tu blog. Estoy completamente de acuerdo con la importancia emocional y paisajística de la zona, y pocas personas como yo han disfrutado tanto de la mina de Valdefores, tal y como estaba. Pero recuerdo que hay en la actualidad tres canteras en activo muy cerca de la ciudad y que tienen un impacto importante paisajístico, una de ellas ubicada en mitad de sierra señorina, y otra en las faldas del cerro Arropé. Lógicamente una mina de litio tiene más problemas que una mera cantera. La verdad es que rehuyo un poco del ecologismo del "patio trasero de nuestra casa" y al mismo tiempo me deprime la idea de que la ecología se defiende mientras no aparezca otra cosa con mayor valor añadido, aunque sea a corto plazo. Vamos, que yo no lo tengo claro.
    Lo cierto es que a mí me faltan datos para hablar con objetividad del tema. Entre las respuestas que desconozco están:
    a) ¿Cuál va a ser el tamaño de la explotación y dónde exactamente, más allá del entorno de la antigua mina?
    b) ¿Cuántos puestos de trabajo se van a crear y de qué tipo?
    c) ¿Cuánto va a durar la explotación?
    d) ¿Qué impacto indirecto económico positivo puede tener en la ciudad?
    d) ¿Qué va a pasar cuando se cierre?
    No sé cómo irá el proceso pero mientras no tengamos esta información, esto es hablar en el aire y hacer suposiciones.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    Tampoco yo, en esta ocasión, estoy de acuerdo contigo. Siendo sincero, lo que has escrito acerca de la mina, me ha disgustado. Y me ha disgustado porque, de alguna manera, no me lo esperaba.
    Considero que en la naturaleza no existe nada superfluo. Por esta razón, me sorprende que tú, que has disfrutado tanto de la mina de Valdeflores, pongas por delante, por ejemplo, los intereses que pueda tener una parte de la Geología en vez de optar por conservar la sierra de la Mosca tal y como la conocemos hoy.
    En el entorno de donde estuvo ubicada la antigua mina de Valdeflores, existe un panel informativo. Una información que la proporciona la Diputación y el Ayuntamiento de Cáceres. Junto a estos dos aparecen la Unión Europea -Fondo Europeo de Desarrollo regional “una forma de hacer Europa”- y el Gobierno de España Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente. La información que sigue, la he extraído de dicho panel informativo al servicio de la ciudadanía:

    “Solana y Umbría de la Montaña.
    La sierra de la Mosca y su entorno constituyen una zona de gran valor ambiental…La presencia de estas sierras se debe a la existencia del denominado “Sinclinal de Cáceres”, una estructura geológica constituida por dos bandas rocosas de cuarcita… entre las franjas cuarcíticas existen valionados con pequeños arroyos, destacando el valle de Valdeflores por su valor ambiental.
    La vegetación representada por el bosque mediterráneo (encinas, alcornoques, olivos), arbustos (madroños, majuelos, escaramujos), matorrales (jaras, brezos, escobas, romeros…)...
    ...Es posible avistar: galápagos leprosos, culebra viperina, martín pescador, golondrina dáurica, ánade real, garza real y garcilla bueyera. Entre las aves: lavandera blanca, mosquitero común, petirrojo, zorzal común, zorzal alirrojo y avefría. Milano negro, milano real. Águila calzada, águila culebrera, buitre negro y leonado, ratonero común, halcón peregrino, cigüeña negra y blanca….”.
    Como ya he dicho, considero que en la naturaleza no existe nada superfluo. Y en la sierra de la Mosca que es naturaleza, no existe nada superfluo. Lo sabemos todas las personas que hemos disfrutado tanto de la sierra de la Mosca y del entorno de la antigua mina de Valdeflores. Y todo esto nos lo cuenta el Ayuntamiento de Cáceres y la Diputación de Cáceres a través de su conocimiento de la zona -conocimiento que plasman en el panel informativo ya citado-.
    Que en la sierra de la Mosca se hayan cometido barbaridades como las que cuentas en tu blog o que existan tres canteras activas en la actualidad cerca de la ciudad, tampoco me parece motivo para justificar una mina de litio a cielo abierto. Además me parece un argumento peligroso en esto “del todo vale”: como ya se produjeron una serie de desastres en la naturaleza, ya nada importa y podemos continuar generando nuevos desastres...
    Respeto tu opinión, faltaría más. Pero no la comparto. Yo no puedo canjear la naturaleza, la sierra de la Mosca; yo no puedo canjear todo el valor ambiental de nuestra naturaleza por diez mil baterías para diez mil coches eléctricos -frente a la salud de toda una ciudad-. Para mi es muy sencillo: es la herencia que quiero dejarle a los más pequeños, a nuestros hijos. Todo lo demás, ahora sí, me parece superfluo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. PD. Para despedirme, me gustaría compartir también una carta que me escribió un amigo desde América. Simplemente le pregunté cuál era su opinión acerca de la mina de litio que pretenden construir en Cáceres capital. Esta fue su respuesta:

    “La verdad no soy un experto en el tema. Conozco lo que pasó y continúa pasando en Bolivia donde están las minas de litio más grandes del mundo. Entiendo que por ser a cielo abierto causan mucha contaminación visual, ruido, además de lo típico que siempre dicen que controlarán y nunca lo logran que es el polvo y el material particulado (muy peligroso para la salud respiratoria).

    Por otro lado entiendo que el principal recurso afectado es el agua, ya que se usa mucha cantidad para la extracción y luego se la deja evaporar hasta que se concentre el mineral. En Cáceres usarán seguramente agua subterránea y además de agotar los acuíferos, se potencia la posibilidad de contaminarlos con sales superficiales y variedad de químicos que usan en la producción, digamos para refinar el litio una vez se evapora el agua.
    Todas las minas de litio que conozco están muy alejadas de ciudades, tal vez existan poblados pequeños cerca pero nunca he escuchado que haya una tan cerca de una ciudad grande como Cáceres. Hay que tener mucho cuidado si finalmente lo terminan haciendo porque el litio en bajas concentraciones puede ser mortal.
    Desde el punto de vista ambiental estas actividades extractivas se justifican cuando están alejadas de zonas pobladas porque el riesgo de afectar disminuye y la generación de empleo es positiva. Si a eso le añades una población cercana, más aún una ciudad grande con necesidades importantes de agua, el riesgo sube muchísimo y no creo que de manera alguna se justifique.
    Ustedes deberían pedir que se haga un análisis costo benéfico basado en riesgo”.

    ResponderEliminar
  7. Hola...
    La verdad es que se trata de una situación compleja y a nadie nos gusta una mina tan cerca (incluso a los que nos encanta la geología). Respecto a las minas de Bolivia no son de ambligonita sino de espodumena, por lo que el proceso de extración es distinto, y aunque no soy ningún experto, no requieren tal cantidad de recursos hídricos. Pero vamos, que esto que digo no justifica nada. Lo único que sugiero en el blog es que hay que analizar el impacto real de la mina en todos los sentidos. A mí me apetecería tener una mina en otro lado, lógicamente, pero los recursos los tenemos donde están.

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco estoy de acuerdo ya q está sierra es el úno de los pocos reductos de bosque Mediterráneo q quedan enmedio de este gran llano q nos rodea y si tiene bastante valor en cuanto a la fauna y la flora y aunque lo restauras en no quedaría igual ya q la antigua valdeflores no era una mina a cielo abierto asiq no hubo tanto impacto.y también recordar q las minas cercanas están en un llano y no hay tanto impacto además de q está sería de mayor tamaño

    ResponderEliminar